dissabte, 10 de novembre de 2007

ANTE LA SITUACIÓN DEL TRANSPORTE PÚBLICO




Hoja del PCPC y de la JCPC
Noviembre 2007

Desde hace seis meses los ciudadanos y ciudadanas de Barcelona y de las comarcas de alrededor, venimos sufriendo una situación del transporte ferroviario desastrosas: constantes cortes de servicio, retrasos acumulados, etc.

Los responsables políticos de las distintas administraciones, nada han hecho durante este tiempo para solucionar los problemas, al contrario, han repetido hasta la saciedad que era problema de las obras de AVE, y que una vez terminadas, todo volvería a la normalidad y los usuario disfrutaríamos de un servicio inigualable.

Esta situación, ya que de por si desastrosa, tiene su continuidad con la situación actual, donde el servicio, tanto de Cercanías RENFE, como de los Ferrocarriles de la Generalitat, han quedado suspendido, condenando a más de 150.000 usuario a una odisea para llegar cada día a sus lugares de trabajo, estudio, etc.; causando además de las incomodidades propias de los transbordos, la necesidad de emplear más tiempo para los desplazamientos y en algunos casos simplemente imposibilitándolos. Paradójicamente estos afectados son los que menos ganarán con la construcción del AVE, un transporte pensado para viajeros con buen poder adquisitivo.

Además, esta situación obliga a crear un mecanismo para que amortigüe los efectos, cuyo coste varía en función de las fuentes proveedoras y de la duración prevista de la situación, pero que en todo caso acabará siendo pagado por las arcas públicas con el dinero de nuestros impuestos.

En cualquier país, una situación de estas características hubiera representado una depuración de responsabilidades técnicas, pero también políticas, menos en este país de charanga y pandereta, donde todo va bien y nunca pasa nada, donde la ministra responsable no dimite porque es valiente, donde el Presidente del Gobierno viene un domingo por la mañana en secreto a ver las obras, o donde el Jefe del Estado “de las españas” se va de turismo a Ceuta y Melilla, en lugar de visitar los problemas de sus “súbditos” de Catalunya.

Y para colmo, los medios de comunicación nos intentan distraer todos los días con noticias según sea su color político; los próximo al gobierno diciendo que la culpa es de la empresa OHL, por no ha impermeabilizar correctamente el túnel; los contrarios, acusando al gobierno de ser el responsable, dado las prisas por querer inaugurar la línea del AVE antes de las elecciones; el problema es que ninguno dice la verdad, amagando los intereses económicos y financieros que hay detrás, no ya de las obras, sino de la situación creada: empresas, entidades de crédito, compañías aseguradoras, etc.

Como usuarios y contribuyentes, exigimos:

1º. La inmediata paralización de las obras del AVE desde el rio Llobregat hasta la estación de Sants, puesto que además del socavón, en el barrio de Sants están apareciendo grietas en diversos edificios. Esto hasta que una comisión independiente de expertos pueda garantizar la integridad de la obra.

2º. El cese inmediato de la ministra de Fomento por incapacidad manifiesta: directa, si es verdad que ha presionado políticamente a la constructora, para terminar la obra al precio que sea a condición de inaugurarla; o indirecta, si la culpa es de la empresa, puesto que ha hecho dejación de sus funciones de control y seguimiento, de un contrato de obra pública.

3º El fin de la subcontratación de empresas para la construcción de obras públicas, que hace que no se sepa quien es el culpable de este descalabro, mientras todos se llevan unas jugosas ganancias de nuestros impuestos.

4º. El inmediato restablecimiento del servicio de transporte público, con plena garantías, tanto de funcionamiento regular como de seguridad.