dissabte, 17 d’abril de 2010

Primero de mayo 2010

Este 1º de Mayo debe ser una jornada de combate, de reflexión de ideas porque nunca como ahora –desde la segunda restauración monárquica mal llamada “transición”- la clase obrera y sectores populares en general, están sufriendo una guerra sin cuartel por parte de la oligarquía en su afán ésta por incrementar el proceso de acumulación capitalista, en la vía de restringir los derechos conquistados por los trabajadores y de sumarse a la estrategia de la cadena imperialista mundial.

El grave deterioro de las condiciones materiales de vida de la clase obrera en Catalunya, tiene su expresión en los 600.000 parados; en el aumento de los contratos basura, 1.794.450 en 2009; en el recorte de las prestaciones por desempleo (de 138.600 nuevos parados, solo 32.307 cobran subsidio de paro); en las miles de familias desahuciadas por los bancos ante la imposibilidad de pagar las hipotecas de sus viviendas, aumentando las bolsas de hambruna y los sin techo y afectando con más severidad a los jóvenes y a la inmigración.

El gobierno del PSOE, con la complicidad de todas las derechas del Estado y del Govern Tripartito de la Generalitat, concede decena de miles de millones de euros a banqueros y jerarcas del automóvil a fondo perdido y a intereses que no superan el 1%. Por otra parte, con ese dinero, los bancos compran deuda del Estado con intereses superiores al 3%. No solo eso, los representantes de la oligarquía dentro de los partidos políticos del sistema, para mantener a éstos en el poder y, de paso, llenarse los bolsillos, generalizan la corrupción como en los casos Millet y Pretoria en Catalunya; Gürtel en Madrid y Valencia, caso Matas en Baleares y de parecido talante en Galicia y Andalucía, nada más mencionando los más recientes.

El pacto social como objetivo principal de las direcciones sindicales de CCOO y UGT, es una tragedia para el movimiento obrero y sindical que condiciona la lucha de clases a los limites de la funcionalidad que impone el sistema capitalista, anulando la capacidad de respuesta a la agresión de que es objeto la clase obrera. La reforma laboral que ahora se pastelea entre Gobierno, CEOE y CCOO-UGT es un nuevo ataque a los trabajadores perpetrado por todos estos, inspirado en las obstinadas recomendaciones neoliberales del Ordóñez que administra el Banco de España. Estos muñidores se afanan en llenarnos de miedo para hacer asumible el abaratamiento de las pensiones y de los despidos.

El reformismo político y sindical ha construido un escenario ecléctico extremo, lleno de debilidad para las fuerzas revolucionarias del movimiento obrero y sindical. Ante esto los comunistas, el PCPC, proponemos la creación de un “COMITÉ PARA LA UNIDAD OBRERA”, integrado por sindicalistas conscientes de todas las ideologías que representan a la clase obrera, en la perspectiva de la recuperación y organización del sindicalismo unitario y de clase.

Por último, en el plano de la solidaridad internacionalista, saludamos la iniciativa de que más de 500 cuadros sindicales de 21 países se den cita este primero de Mayo en Cuba, para reafirmar con su solidaridad la Revolución Socialista de este pequeño gran país, ejemplo y guía a seguir por todos los comunistas y los trabajadores que aspiran a romper las cadenas de la opresión.

¡QUE LA CRISIS LA PAGUEN LOS RICOS! ¡SOCIALISMO O BARBARIE!
VIVA EL PRIMERO DE MAYO.
COMITÉ EJECUTIVO DEL PCPC