dilluns, 15 de novembre de 2010

Davant la repressió i violència cap al poble saharauí

La ola de sanguinarios crímenes, que las fuerzas armadas y policiales de Marruecos desatan contra el pueblo saharaui, tiene su origen en la traición de España -en el año 1975-, al ceder a las presiones marroquíes, y entregar a ese país el control del Sahara Occidental. A continuación, el Acuerdo Tripartito de Madrid dio carta de naturaleza a esa traición y consolidó la ocupación.


El bloqueo informativo que mantiene la dictadura marroquí no impide que lleguen las noticias de miles de personas agredidas de distintas y brutales maneras, miles de detenidos, cientos de desaparecidos y decenas de asesinados, incluso niños de corta edad.

Marruecos realiza toda esta barbarie con total impunidad, sin que exista ninguna actuación que trate de paralizar su acción y garantice la vida de la población saharaui.

El gobierno de Rodríguez Zapatero calla, también Juan Carlos de Borbón –tradicional amigo de la monarquía marroquí-, e igualmente la UE y la ONU. La responsabilidad de España es siempre mayor, como “potencia administradora” en el proceso de descolonización. Por ello que -bajo la presidencia española de la UE-, Rodríguez Zapatero firmara un protocolo comercial preferencial con Marruecos es una demostración irrefutable de que la socialdemocracia española actúa en la zona solo bajo la directriz de los intereses económicos, la participación en el saqueo de esos países y una posición imperialista con respecto al norte de África. Quien tiene la posibilidad de evitar un crimen, y no actúa, es tan criminal como quien lo ejecuta.

El silencio, frente a la barbarie y los crímenes, es la expresión de que la vida y los derechos del pueblo saharaui están sometidos a la prioridad de los intereses económicos y geopolíticos que España, Francia, la UE en su conjunto, y EE UU tienen en la zona. Marruecos es el gendarme del imperialismo en el norte de África, y sus amos le permiten realizar todo tipo de violaciones de los derechos del pueblo saharaui, con total impunidad, siempre que sus intereses en la zona queden a salvo.

La acción criminal de Marruecos está tratando de romper los diques de contención que -con décadas de lucha- los pueblos han levantado contra la barbarie capitalista. El control internacional de la violencia de un estado contra un pueblo desarmado, el reconocimiento del territorio del Sahara como territorio pendiente de descolonización por parte de la ONU, la presencia de la MINURSO y su responsabilidad, el derecho a la vida y la seguridad para las poblaciones civiles en escenarios de conflicto, todo ello -y más-, está siendo violentado por las fuerzas militares y paramilitares de Marruecos.

Igual que Israel con sus abominables crímenes contra el pueblo Palestino, igual que las fuerzas invasoras contra la heroica resistencia iraquí en Faluya, hoy -en el Sahara Occidental- se escribe otra de las más terribles páginas de la historia del capitalismo internacional. Como en ocasiones anteriores la socialdemocracia –PSOE- y las fuerzas que se reclaman de la democracia burguesa –PP y otros- se muestran como sujetos políticos entregados al mandato del capital, y dispuestos siempre a legitimar todo tipo de crímenes con tal de mantener la acumulación capitalista.

Por ello, el Comité Ejecutivo del PCPE, llama a todos los pueblos dignos, a todas las organizaciones populares y, especialmente a todo el movimiento revolucionario internacional a levantar un amplio movimiento de lucha contra los crímenes que se cometen en el Sahara Occidental por parte de la dictadura marroquí. A luchar por el cese inmediato de este terrorismo de estado.

El Comité Ejecutivo del PCPE denuncia al gobierno de Rodríguez Zapatero, al PSOE, al Jefe del Estado, al PP y a todas las organizaciones políticas del sistema, como criminales y cómplices necesarios en los asesinatos, torturas y desapariciones de que es víctima el pueblo saharaui en estas fechas.

El Comité Ejecutivo del PCPE llama a la clase obrera española, a la clase obrera internacional y a todo el movimiento revolucionario internacional a la lucha contra el imperialismo, a defender los derechos de los pueblos combatientes, y a avanzar en el proceso de la revolución socialista, único proceso histórico que podrá derrotar la terrible barbarie que el imperialismo desata en su fase histórica final.

¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

¡VIVA LA HEROICA LUCHA DEL PUEBLO SAHARAUI!

¡NADIE CALLARÁ LA VOZ COMBATIENTE DEL PUEBLO SAHARAUI!

¡VIVA LA REPÚBLICA ÁRABE SAHARAUI DEMOCRÁTICA!

¡POR LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA Y EL DERECHO DE LOS PUEBLOS!