diumenge, 28 de març de 2010

Crónica de una agresión agusanada

Desde hace tiempo la izquierda antisistema y revolucionaria de Catalunya, de forma espontánea, viene repeliendo los intentos agresivos de grupos opositores insignificantes, al régimen socialista de Cuba y a los gobiernos antiimperialistas como en el caso de la República Bolivariana de Venezuela. Estos grupos de los bajos fondos no se sustentarían por si solos en Catalunya si no fuera por los apoyos recibidos de organizaciones y personajes como el PP, Ciutadans, Ángel Colom de CiU, y otros de la misma catadura; lo que muestra con claridad hasta que punto funcionan los vasos comunicantes entre estas banderías de pesebristas y como sus cordones umbilicales se amamantan de los ombligos cavernícolos del imperialismo.

Últimamente estos energúmenos, a la vista de su impotencia frente a los demócratas de izquierdas, cambian la táctica de las convocatorias publicando estas de un día para otro, pillando a sus contrarios desprevenidos y así campean a sus anchas, con una amplia protección policial, los/as 25-30 individuos que llegan a reunir en el Consulado de Cuba en Barcelona para, con su costra gusanera, tratar de vilipendiar al régimen comunista de la República Socialista de Cuba; hoy, ésta, referente mundial de los trabajadores conscientes y del progresismo por su lucha contra los apartheid, por la paz y la prosperidad de los pueblos.

Hoy, 27.03.10, se han dado cita en una de esas mini concentraciones.

El comunista Juan Vega Vega, al pasar por allí con la intención de incorporarse a otro pequeño grupo de sus compañeros, cual portaba una pancarta de su Partido, fue abordado por un grupo de disidente cubanos, recibiendo un tremendo puñetazo en el oído izquierdo causándole una fuerte lesión de dolor en el tímpano y cerebro, provocando que la propia policía, Mossos d’Escuadra, pidieran una ambulancia que lo trasladó al centro médico ubicado en la calle Manso, donde ha tenido que ser atendido por el servicio médico de dicho centro.

La extraña actitud de los Mossos d’Escuadra:

. En el momento de la agresión, se abalanzan sobre el grupo violento y rescatan al agredido, pidiéndoles su DNI y otros datos. También entrega sus datos personales su compañero Miguel Guerrero.

. Se le dice al agente que toma los datos, que no se olvide de tomárselos también al agresor, contestando éste con actitud desafiante que si les van a decir a la policía como tiene que hacer su trabajo.

. Una vez salido el agredido del centro médico con el parte facultativo, Juan Vega y Guerrero se dirigen a la comisaría de Pza. España a poner denuncia de lo ocurrido. Dos agentes les explican que pueden hacerlo, pero que se tardará mucho rato ya que hay otros delante; que, no obstante, se puede poner en cualquier otra comisaría y que puesto que Juan Vega vive en Mataró, lo puede hacer allí a cualquier hora y día, que los datos los tendrían igualmente allí en el ordenador.

. En comisaría de Mataró le dicen que, como no existe identificación del agresor, no tiene importancia la denuncia porque no se puede hacer contra nadie en concreto.

O sea que los Mossos d’Escuadra solo han averiguado la identidad del agredido y no se han preocupado del agresor. ¿Quién se cree esto?, ¿se imaginan lo que hubiera pasado si el agresor hubiera sido de izquierdas?. Seguro que no lo salvaría ni dios.