dissabte, 24 de febrer de 2007

NO A LA XENOFOBIA, NO AL FASCISMO



Comunicado de la organització de L'Hospitalet
24 de febrero de 2007

En estos días se ha repartido en La Florida unos panfletos bajo el título de "No queremos ghettos en l'Hospitalet", aunque no lleva las siglas de ningún partido, son firmados por el portavoz del PP en el Ayuntamiento de la ciudad.

En dicho panfleto esté representante de una "fuerza democrática", cuyo presidente fundador fue ministro de la dictadura y apoyaba la pena de muerte, la tortura y la represión contra aquellos que luchaban por la democracia, quiere ilustrarnos a los vecinos de La Florida sobre nuestros problemas, según él, ser un ghetto por culpa de los inmigrantes, ofreciéndonos su gran solución "controlar la llegada de inmigrantes".

Es cierto que en La Florida, como otros barrios de Hospitalet, existen problemas estructurales, especulación urbanística, primeros casos de mobbing inmobiliario, precariedad laboral, fracaso escolar, etc. También es cierto que el ayuntamiento de turno no aporta soluciones reales, todavía no alcanzamos a ver como vecinos las maravillas del Plan integral.

Pero los problemas del barrio no provienen de la tasa de inmigración, al contrario, los inmigrantes vienen a nuestro barrio porque las viviendas son algo más baratas que en el resto de la ciudad.

Querer utilizar la inmigración como cortina de humo para esconder las verdaderas causas de los problemas de La Florida, no sólo es antidemocrático, sino que es una actitud claramente fascista y demagógica, puesto que quiere utilizar los problemas de convivencia, generados por la masificación de una población con diversas culturas y religiones en un espacio tan reducido, para atraer votos a su partido intentando crear la sensación de que los problemas y las frustraciones de los trabajadores nativos, son producidas por la avalancha de trabajadores extranjeros.

Este señor, que durante la guerra del Irak llamaba terroristas a los vecinos que delante de la sede de su partido pedían democráticamente el fin de la intervención española, no deja de ser representante de un partido burgués, que antepone el derecho de los capitalistas a sus exageradas ganancias, sobre el derecho de las personas a unas condiciones de vida dignas.

El partido de este señor es amigo de las inmobiliarias y de las entidades financieras, que ganan millones de euros a costa nuestra mediante las hipotecas.
El partido de este señor es amigo de las compañías de servicios (agua, gas, electricidad, etc.), que obtienen inmensos beneficios a costa de cobrarles a los trabajadores cuotas de mantenimiento.

El partido de este señor es amigo de las escuelas privadas concertadas, que viviendo a costa de los impuestos que pagamos todos, limitan el acceso de los hijos de los inmigrantes a sus aulas, obligando a su masificación en la escuela pública.
Este señor olvida que los emigrantes no vienen aquí por su cara bonita, sino que el proceso de expoliación de sus países por parte de la oligarquía que él representa, les obliga a abandonar su casa y su familia, para poder ganarse la vida, trabajando en muchos casos en aquellos trabajos peor remunerados.

Los vecinos de La Florida tenemos problemas, eso es verdad, pero los problemas no vienen determinados por nuestro origen geográfico, cultural o religioso, sino por nuestro origen de clase, no podemos olvidar que La Florida es un barrio obrero.

¡CONTRA LA XENOFOBIA! ¡CONTRA EL FASCISMO!